domingo, 15 de abril de 2007

EL ESPEJO (Capítulo 3)


aquella voz seguía y seguía….
Ven, ven yo te llevaré con el, cuando de repente….una paz inmensa invadió su alma y como poseída por aquella voz, de aquel espejo, se levantó y extendió sus manos sobre la luz, era una luz brillante de reflejos insólitos que cegaban a cualquiera.
Un fuerte viento empezó a emerger de aquel espejo, unas tinieblas comenzaros a surgir, ella con sus manos extendidas, dejándose llevar por aquel momento, invadida en su pensamiento por el recuerdo de su viejo amor, sin dudarlo ni un instante se adentro allí… en la otra dimensión… donde el color que predominaba era el blanco, un blanco radiante, un blanco puro y a lo lejos un camino…, la luz la seguía llamando…. Ven ven...
Ella caminaba y caminaba por aquel estrecho túnel hacia la luz donde se empezaba a distorsionar su imagen con la espesa niebla, al fondo… una silueta se contemplaba, una frágil sonrisa emanó de sus labios, no lograba ver con claridad, pero tampoco le hubiesen hecho falta sus ojos en aquel instante de su vida, sabia quien era aquella silueta que veía a lo lejos, la paz y la alegría que invadía su alma en aquellos momentos era tan grande que no cabía de gozo dentro de su ser, cuando al fin, sin poder ver con claridad, se aproxima a la silueta para descubrir que era el…. Su viejo amor…. en esos instantes, miles y miles de recuerdos de su juventud pasaron por su cabeza, recordaba cada uno de ellos como si los hubiese vivido ayer, el….. con una gran sonrisa en sus labios y una mirada tan limpia, tan penetrante, la esperaba y extendiéndole las manos, acariciándoselas suavemente se las cogió, las besó y juntos siguieron caminando hacia la luz, mientras el….le susurraba al oído….. cuanto te extrañé, cuanta falta me hacías, ¡ Diosss como te echaba de menos! , y en ese mismo momento…. se miraron fijamente, y se besaron apasionadamente, con el roce de sus dedos sobre su mejilla, acariciándole la cara y apartándole cada lagrima que ella derramaba por la emoción y felicidad que sentía, allí con el, con su viejo amor, apartados de todo, con un silencio inmenso que envolvían aquellas dos almas en aquella luz, como si flotasen en mitad del universo, solos, ella y el, tal como lo habían soñado años atrás, vagando por entre las nubes, amándose, fundiéndose en cuerpo y alma, para siempre, en aquella otra dimensión, donde sus vidas…. serian eternas para siempre…. Siempre.
FIN.

(Cosecha Propia).



7 comentarios:

FERNADO dijo...

Me encantó tu relato es genial, deberías dedicarte a escribir tienes talento para ello

Un beso y felicitaciones

LicanTropo dijo...

Leo y siento amor, siento amar, siento ese lenguaje, el lenguaje de las miradas, de las caricias, de los besos, el lenguaje de los enamorados.
Leer y sentir es el divino poder de la palabra.
Y la palabra para la trilogía del espejo es...Precioso.
Beijos.

Hôichi dijo...

El tiempo es como un limbo, al menos así lo entiendo en tu relato. En él nada se crea ni se destruye, permanece.

besitos

OMEGA dijo...

KE INSPIRACION............

JEJE

CIAO

AguA de LunA dijo...

precioso, me encanta conocer a personas como tu, que tienen ese duende...
Besos de AguA desde la LunA

ESTEM dijo...

GRACIAS AGUA Y GRACIAS A TODOS, MERECE LA PENA TODO EL ESFUERZO AL VER QUE SI HAY PERSONAS QUE ME LEEN

BESOS

- GAIA, la madre Tierra - dijo...

Madre mia! para que Queremos a Lope de Vega, Góngora, Quevedo, Cervantes y todo el Siglo de ORO Español??

Es genial, de donde sacas esa inspiración?, cuando leí el segundo capítulo te iba a pedir que me dejaras, si te parecia bien, hacer uno de tus capítulos, pero veo que ya has terminado la saga......sniff...

Esta genial, muy romántico,jjaa,

saludos,